Los consumidores exigen más control frente a los zapatos y sofás tóxicos

1 07 2010
La Organización de Consumidores y Usuarios Vascos (OCUV) reclamó ayer un mayor control sobre las importaciones de productos fabricados en China para evitar que se produzcan nuevos casos de afectados por zapatos y muebles contaminados con el dimetilfumarato, una sustancia que se introduce en bolsitas similares a las de sílice para combatir la humedad y que causa graves alergias. «La única forma de luchar contra este problema es incrementar la vigilancia en las fronteras porque una vez que entra el producto ya es difícil evitar su venta», advirtieron ayer los portavoces de la OCUV.
La agrupación vasca se suma de ese modo a las reclamaciones de otros colectivos de consumidores -como Facua- y de la plataforma de afectados por el fungicida detectado en el último año en muebles y zapatos. Todos ellos han exigido esta semana al Ministerio de Sanidad y a las comunidades autónomas que informen mejor a la ciudadanía sobre el riesgo de estas importaciones de China. Censuran que casi año y medio después de la aparición del primer caso continúa poniéndose a la venta en el mercado vasco calzado y sofás contaminados, de manera que se registra también un goteo constante de nuevos afectados.
Los responsables de la OCUV señalaron que los consumidores deben saber que hay «numerosas marcas afectadas», que se venden en todo tipo de comercios. «No se trata sólo de productos que se encuentran en tiendas de chinos», destacó ayer Koldo Navascues. La red de alertas de la Unión Europea (Rapex) ha incluido en su web durante este último año decenas de modelos de calzado y muebles impregnados con el tóxico. Y añade mes tras mes nuevos artículos.
Vitoria, Irún y Zumarraga
Desde que saltó la alarma en diciembre de 2008, por el caso de una vecina de Vitoria que sufrió una grave alergia tras estrenar unas botas, la OCUV ha recibido «decenas» de llamadas de víctimas de este tóxico. Todas ellas han sido derivadas a la Dirección de Consumo del Gobierno vasco. Los técnicos del área realizaron cerca de 400 inspecciones y detectaron una treintena de modelos de calzado contaminados con el fungicida en diferentes comercios de Euskadi. Han retirado del mercado 1.500 pares de calzado en año y medio. La asociación Andafed -que agrupa a las víctimas de esta intoxicación en España- ha registrado 300 afectados por las alergias cutáneas, eczemas, erupciones y quemaduras.
En los últimos meses, el colectivo de víctimas ha atendido cuatro casos de personas con lesiones graves causadas por sofás y butacas contaminados por el tóxico. Tres de ellos son vecinos de Irún, Vitoria y Zumarraga. El más grave es el de un hombre de Irún, que tardó más de un año en ser diagnosticado de la alergia cutánea y arrastra secuelas.
Otra mujer de Zumarraga también ha recurrido en los últimos meses a la asociación para denunciar las lesiones que sufrió tras estrenar un sofá. En los cuatro casos descubiertos en Euskadi las víctimas encontraron las bolsitas con el peligroso fungicida en el interior de los muebles. Las quejas han llegado hasta el Ararteko. El Defensor del pueblo vasco ha abierto un expediente para investigar la respuesta de la Administración tras conocerse los casos de intoxicación por el dimetilfumarato. «Hemos solicitado una ampliación de la documentación sobre las denuncias presentadas para poder llevar a cabo el trabajo», señalaron ayer.
La plataforma de víctimas ha recurrido también al Defensor del Pueblo, al Senado, al Congreso e incluso a los tribunales. Cerca de medio centenar de afectados se unieron para presentar una denuncia penal en un juzgado de instrucción de Vitoria en mayo de 2009. Sin embargo, la causa fue sobreseída al considerarse que la comercialización de los artículos con esa sustancia no estaba prohibida cuando las víctimas sufrieron las lesiones. Ahora ya es ilegal en toda Europa. Los denunciantes han recurrido el fallo.




La lista de calzado tóxico no deja de crecer: Ya son 53 las marcas afectadas

30 06 2010

La lista del calzado tóxico sigue creciendo. Ya son 53 las marcas con modelos incluidos en la red de alerta por su contaminación con dimetilfumarato, según ha denunciado este jueves FACUA-Consumidores en Acción. La organización ha destacado también que desde el Ministerio de Sanidad y Consumo no se ha puesto en marcha ninguna campaña informativa al respecto.

El dimetilfumarato es un fungicida que utilizan en China para evitar la aparición de hongos eliminando la humedad. Suele presentarse como un fino polvo blanco contenido en pequeñas bolsitas dentro de la caja de zapatos. Sin embargo, en vez de actuar como agente antihumedad o antihongos provoca graves reacciones alérgicas y quemaduras muy dolorosas.

FACUA demanda medidas informativas para evitar la adquisición de modelos contaminados que continúan en el mercado

La organización de consumidores ha subrayado que el Instituto Nacional del Consumo (INC), dependiente del Ministerio de Sanidad, y la mayoría de las marcas afectadas “siguen sin desarrollar campañas de información para dar a conocer el problema a los consumidores”.

Según Facua, las acciones desde el INC se han limitado hasta el momento, a emitir un comunicado de prensa sobre el asunto, el 18 de diciembre de 2008, en un momento en que sólo una marca figuraba en la red de alerta.

La asociación demanda al INC y a las marcas con modelos contaminados medidas informativas para evitar la adquisición de modelos contaminados que continúan en el mercado y para que quienes ya los hayan adquirido dejen de utilizarlos. Asimismo, la asociación recomienda a los consumidores que hayan sufrido daños por el uso de este calzado tóxico que reclamen indemnizaciones a las marcas.

Estos productos pueden producir “un riesgo grave para la salud”, según ha alertado el Ministerio de Sanidad y Consumo, ya que “es una sustancia nociva por vía dermal, irritante para la piel, que puede causar lesiones oculares graves e incluso a concentraciones muy bajas producir lesiones alérgicas”.

Las nuevas marcas con modelos incluidos en los últimos días en la red de alerta son H. Valentina, Jiaozu, Just Woman (JW), Some Time y Tina.

Las 48 anteriores corresponden a modelos de Amelia Zaragoza, Angli, Aurea Alves, Bache, Balleri, Bellucci, Benavente, Benini Shoes, Bi 4, CGCG, Cristina, Dabao, Dulce Café, Camelia, Clara García, Coolway, Drastik, ESS, Farasion, Gioseppo, Hoyvoy, Jimei, Joyca, Lalikaer, Latinas, Liberitae, Love Red, Maria Mare, Metaline, Mimao, Moda Light, Nio Nio, Ole con Ole, Pasite, Paula Ibáñez, Pilar Monet, Poloni, Roberto Botella, Rosa Cano, Señorita, Silk Woman, Sol Reciente, SPWSH, Tanis Herrero, Tatto, Tokitos, Too Much Y WSK.





RELACIÓN ENTRE CANCER DE MAMA Y PRODUCTOS QUÍMICOS

30 06 2010
La exposición a determinados contaminantes, como fibras acrílicas, de nylon o altos niveles de hidrocarburos policíclicos, podría ser la causa de este tumor

La evidencia científica disponible apunta que el estilo de vida y los factores ambientales juegan un papel importante en la proliferación anormal de células en un tejido u órgano (neoplasias). Además, al ser factores externos, muchos de estos tumores se podrían evitar con una rutina saludable y con medidas de seguridad apropiadas. Alrededor de un 5% de los casos de cáncer son atribuibles a la exposición a factores cancerígenos laborales.
Los de mayor frecuencia son: pulmón, vejiga, pleura, laringe, leucemia y piel. Además, un nuevo estudio relaciona la exposición a determinadas sustancias químicas en el trabajo con un aumento del riesgo de padecer cáncer de mama

Cáncer de mama y exposición laboral

La exposición a determinadas sustancias químicas podría asociarse con una mayor probabilidad de sufrir cáncer de mama. Un grupo de científicos de la Universidad de Montreal (Canadá) ha investigado la posible relación entre varios compuestos químicos y este tumor en más de 1.000 mujeres. Los autores del trabajo, publicado en la revista “Occupational and Environmental Medicine”, han hallado varios contaminantes que aumentan el riesgo de padecer la enfermedad después de la menopausia. Todas las mujeres habían estado expuestas a estas sustancias antes de los 30 años . En el estudio participaron más de 550 mujeres a quienes se había diagnosticado neoplasia mamaria cuando tenían entre 50 y 75 años, junto con otras 613 de control, de la misma edad pero sanas. Los resultados del trabajo desvelaron que el riesgo de padecer una nueva formación en las glándulas mamarias era siete veces mayor en las mujeres expuestas a fibras acrílicas en el trabajo, mientras que el contacto continuo con fibras de nylon duplicaba el riesgo de cáncer. Por otro lado, la exposición a altos niveles de hidrocarburos aromáticos policíclicos, que se hallan en algunos derivados del petróleo, triplicaban el riesgo de padecer esta neoplasia.

Los resultados del estudio coinciden con la teoría de que las glándulas mamarias son más sensibles durante el periodo de crecimiento y proliferación de las células del tejido mamario, entre la pubertad y la menopausia. Los autores del trabajo señalan, sin embargo, que se necesitan nuevos estudios donde se focalicen con mayor precisión los compuestos que pueden aumentar el riesgo de desarrollar un tumor.

Agentes cancerígenos
Va rios estudios seleccionados por un equipo del Instituto Spring Silent de Massachusetts (EE.UU.) han identificado un total de 216 productos capaces de provocar cáncer de mama en animales. La mayoría son pesticidas, cosméticos, compuestos farmacéuticos y productos de la combustión de derivados del petróleo. Alrededor de 75 de estas sustancias tóxicas se localizan en productos de consumo diario.

Algunos de los cancerígenos más importantes descubiertos hasta la fecha son los organoclorados, sustancias utilizadas en la elaboración de insecticidas (DDT). A pesar de que en la actualidad están prohibidos en la mayoría de países, pueden hallarse en un organismo hasta 40 años después de su exposición. Otro grupo importante de sustancias cancerígenas son los ftalatos, compuestos utilizados en la  producción de plásticos. Todavía no se ha demostrado que aumenten el riesgo de padecer cáncer de mama, pero se conoce que pueden actuar como hormonas y alterar el ciclo hormonal. Por último, el grupo de compuestos conocido como parabenes, sustancias químicas con propiedades conservantes, se han mostrado en una veintena de tumores mamarios, aunque es pronto para afirmar de manera categórica que sean cancerígenos.
CANCERÍGENOS Y MUTÁGENOS

Se califica como cancerígeno a cualquier agente físico, químico o biológico capaz de causar un tumor en un ser humano. Por otro lado, debido a que el cáncer guarda una estrecha relación con la genética, un mutágeno es todo agente capaz de causar alteraciones en el material genético (ADN) de las células de un organismo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en relación al cáncer, los agentes físicos, químicos y biológicos pueden clasificarse en tres grupos principales: los “cancerígenos para el ser humano” (Grupo 1), los “probablemente cancerígenos para humanos” (Grupo 2) y los factores que no pueden considerarse cancerígenos (Grupo 3).

El cáncer es la consecuencia de un amplio número de desórdenes funcionales de un grupo de células que pertenecen a un determinado tejido. Por lo general, estas células tienen una serie de alteraciones que conducen a un grado de división celular descontrolado, lo que conlleva un crecimiento desmedido del tejido que, además, puede invadir otros tejidos u órganos y dañarlos.
Se sabe que el grado de alteraciones en el material genético de una célula guarda relación con la probabilidad de que ésta se convierta en cancerosa, de modo que es lógico pensar que la mayoría de cancerígenos alteran el ADN. Sin embargo, otros cancerígenos denominados no genotóxicos pueden inducir cáncer sin modificar el material hereditario. Son agentes capaces de generar radicales libres -sustancias altamente reactivas- que reaccionan con otras y causan a la célula un estrés oxidativo que puede inducir el cáncer. Otros agentes no genotóxicos son sustancias ambientales capaces de actuar como estrógenos, por lo que se denominan xenoestrógenos. Debido a que las mamas siguen una regulación hormonal, las modificaciones en este patrón de regulación pueden aumentar el riesgo de padecer un tumor

 








Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.